XIX. EL SIGLO DEL RETRATO

Gracias a una ejemplar y fructífera colaboración público-privada entre la Fundación La Caixa y el Museo del Prado de Madrid, podemos disfrutar en Caixaforum de más de 160 piezas con el retrato en el siglo XIX como línea argumental de una exposición compuesta fundamentalmente de pinturas, pero también esculturas, dibujos, litografías, fotografías. Las obras proceden de los depósitos del Museo del Prado, que con estas muestras itinerantes por España de sus fondos se reafirma como museo nacional.

Continuar leyendo

CASA BUCARELLI. EL NECESARIO COMPROMISO CON LOS VISITANTES, EL PATRIMONIO CULTURAL Y CON LA HISTORIA FAMILIAR

Cuando abres tu casa al público cobrando una entrada por acceder a ella, estás asumiendo un compromiso, que en el caso de la Casa Bucarelli es triple: con los visitantes que han abonado el precio de la entrada; con la historia de la familia que es propietaria del inmueble desde hace siglos y un tercero que está implícito en el hecho de custodiar y mantener un inmueble catalogado con el máximo grado de protección.

Continuar leyendo

EL TALLER DE PEDRO ROLDÁN EN BELLAS ARTES

Con motivo del IV centenario de su nacimiento, el Museo de Bellas Artes de Sevilla ha acogido una exposición antológica en la que ha mostrado 36 obras de Pedro Roldán procedentes de distintos puntos de Andalucía y dos de su hija, Luisa Roldán, "La Roldana", además de algún dibujo, grabado, retrato y documentos relativos al que fue uno de los grandes escultores del barroco sevillano, el mejor de una generación de mediados del XVII, años en los que Sevilla vivía un momento artístico esplendoroso al concurrir en el tiempo figuras, como el mismo Pedro Roldán, con pintores de la talla de Murillo, Valdés Leal o Herrera el Viejo.

Continuar leyendo

BOTERO: SENSUALIDAD Y MELANCOLÍA

Considero acertado el título de la exposición de Fernando Botero que se exhibe en las salas de la Fundación Cajasol. La RAE define la melancolía como "Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente... que hace que quien la padece no encuentre gusto ni diversión en nada" y eso me parece que reflejan los rostros de los personajes de Botero en las pinturas, dibujos y esculturas que podemos contemplar en esta exposición. Melancolía, una tristeza vaga y sosegada, una tristeza resignada a no encontrar felicidad en ninguna de las situaciones representadas en las obras, una melancolía de la que no logran salir, a pesar de la vistosidad, el colorido, de sus vestimentas, ni asistiendo a bailes, burdeles, espectáculos, ni la sensualidad ni la santidad de algunos de los retratados parecen suficientes para borrar la tristeza y, en ocasiones, el dolor de sus rostros.

Continuar leyendo